¿Clima laboral o cultura laboral?

agosto 4, 2016 - 4 minutes read

cultura laboral

¿Has invertido en actividades de integración que al final tienen resultados solo a corto plazo y no resuelven lo importante, como la productividad y la actitud de tus colaboradores? Es porque estás enfocándote únicamente en cambiar el clima laboral.

Piensa en una empresa que te inspire, tal vez Google. Si tú quisieras, también, hacer divertido el trabajo, tener horarios abiertos y lograr negocios de forma innovadora, tal vez, al aplicar los cambios no sabrías cómo empezar, ni si funcionaría para tu empresa. Por lo tanto, es fundamental que antes conozcas qué es la cultura laboral, cuál es su diferencia con el clima laboral y la relación entre ambas; esto te permitirá tomar mejores decisiones con respecto a tu empresa y aplicar los cambios que realmente son necesarios.

La cultura organizacional se define desde la dirección y se replica por toda la organización, consiste en valores, creencias e interpretaciones principales de cómo son y se hacen las cosas en la empresa, que a veces ni siquiera están escritas, pero son reconocidas por la mayoría.

Si no hay una conciencia sobre esta cultura, la organización puede perder el rumbo en cuanto a la forma de relacionarse y de trabajar, creando varias subculturas (formas de hacer las cosas) ya que carecerán de propósito y de alineación sobre la forma “correcta” (para tu empresa) en que se deben lograr los objetivos.

Por otro lado, el clima organizacional se refiere el estado de ánimo de los que trabajan en la organización, son las actitudes, sentimientos y percepciones temporales de las personas, que se ven afectadas por sucesos externos a la cultura de la empresa, como pueden ser una crisis económica, un trimestre con resultados negativos, que alguien renuncie, un evento de la empresa, etc. El clima es temporal y puede cambiar rápidamente, a diferencia de la cultura que es más lenta para transformarse, ya que requiere cambio en las creencias y valores principales de los integrantes.

Una analogía que explica esta diferencia es que la cultura es como un contenedor con agua y el clima es la temperatura de esa agua: podemos hacer que el agua esté fría o caliente, pero no es un estado permanente; cambia con las circunstancias. Pero si lo que necesitamos es que nuestra cultura tenga otra forma, tenemos que buscar un contenedor diferente.

Te invito a que reflexiones sobre lo que hoy no funciona de tu empresa, lo que te gustaría transformar y veas si es un asunto de cultura -cómo se piensa y se hacen las cosas- o de clima -como están los ánimos- usando estas preguntas que harán que te des cuenta de qué tan definida está la cultura de tu empresa o qué tanto ésta se ha ido formando sin diseño alguno:

¿Tengo claro el propósito de la empresa? ¿Lo conocen todos los que trabajan aquí?

¿Reconozco los comportamientos que me gustaría que existieran en la empresa, los refuerzo y los premio? Y ¿cuáles son los que actualmente prevalecen?

¿La cultura de nuestra empresa delinea adecuadamente las demandas del medio ambiente?

¿Nuestra cultura enfatiza y cumple con las necesidades de los clientes?

¿Cuáles son mis prioridades al crecer mi negocio?

¿Qué rol juegan las personas en la búsqueda de obtener los resultados deseados?

Si estás dispuesto a reflexionar estos temas quiere decir que estás listo para llevar a tu empresa al siguiente nivel. Comparte tus reflexiones e intercambiemos resultados.

También de recomiendo

Tags: , , , , ,