El bienestar emocional inicia en el hogar, aquí te digo cómo.

junio 16, 2017 - 4 minutes read

 

En el entorno familiar es imprescindible promover bienestar emocional no sólo porque la relación entre padres e hijos resulta fundamental para la formación de personas emocionalmente inteligentes, sino porque la conexión que existe dentro de la familia es la primera red de apoyo emocional de una persona, le enseña a hablar de las emociones, a desarrollar la autoestima, a lidiar con la frustración y a aprender cómo reaccionar ante las diversas situaciones que se presenten.

La relación con los miembros de la familia puede, entonces, desarrollar inteligencia y bienestar emocional en sus integrantes más jóvenes, pero, si no se cuida, puede ocasionar conflictos y malestares que provoquen emociones negativas como ira, rencor o tristeza; por lo que hay que poner especial atención en el tenor bajo el cual se rige ésta.

Los niños y jóvenes necesitan apoyo emocional no sólo en el fracaso, sino también en el éxito; necesitan apoyo emocional diario, tiempo y reconocimiento constante; para eso, los padres deben ser conscientes de sus propias emociones. Es importante que, los padres, expresen cómo se sienten para ampliar el vocabulario emocional de los pequeños y, al mismo tiempo, mostrarles su propia gestión emocional. Es decir, los padres al estar en contacto con sus emociones y verbalizarlas, les ayudan a los hijos a hacer lo mismo.

Recuerda que todas las emociones son legítimas, pero hay que aprender y enseñar cómo reaccionar proactivamente ante cada sentimiento. Con las siguientes actividades, podrás ayudar a tus hijos a reconocer y diferenciar sus emociones básicas, y así, su propia consciencia emocional:

  • Dibuja junto con tu hijo rostros que expresen diferentes emociones para que pueda identificarlas. Coloca los dibujos en un lugar visible de la casa para que cuando el pequeño manifieste una emoción, pueda señalarte lo que le ocurre. Es una forma fácil de etiquetar emociones.
  • Juega con tus hijos a caras y gestos, donde cada quien imite una distinta emoción.
  • Como si se tratara de una investigación, identifiquen las emociones de los demás miembros de la familia y averigüen por qué de esos sentimientos.
  • Elabora un memorama con vocabulario relativo a las emociones por un lado y en otra carta dibuja caras expresando dichas emociones, para que pueda identificar y relacionar cada sentimiento. Llama a las emociones por su nombre: estoy enojado, estoy triste, siento rabia, estoy contento, etc.

Si fomentamos en el hogar el bienestar emocional en las etapas más tempranas de nuestros hijos, los ayudaremos a conocerse bien, a construir bases sólidas que los acompañarán toda su vida y a ser personas resilientes con habilidad para reinventarse una y otra vez.

 

Fuentes: lamenteesmaravillosa.com, faros.hsjdbcn.org, elcuidadodelamente.wordpress.com, actividadesfamilia.about.com

 

 

También de recomiendo

Tags: , , , , , , , , , , , ,