El rol de la mujer en la alta dirección

marzo 14, 2017 - 7 minutes read

 

En México, solo 18% de los puestos de alta dirección son ocupados por mujeres, lo que refleja una baja proporción de mujeres en la alta dirección empresarial.

El progreso de las mujeres en puestos de alta dirección aún es bajo en América Latina, resalta la consultoría Grant Thornton en su encuesta global. Tan solo en nuestro país, únicamente 18% de los puestos de alta dirección hay mujeres.

De acuerdo con la última investigación del International Business Review (IBR), aplicada a 5,520 empresas en 36 economías del mundo, la proporción de empresas sin mujeres en puestos de alta dirección aumentó en América Latina, al pasar de 34% en 2012 a 52% en la actualidad.

La investigación revela que en México, el porcentaje de empresas sin mujeres directivas es de 52%, mientras que el año pasado fue de 48%.

Las mujeres líderes en el mundo, detalló la firma, enfrentan diversos obstáculos para ocupar puestos de alta dirección, tan solo 9.0% son directoras generales en el ámbito internacional.

“Algunas de las principales economías de América Latina se desempeñan bien cuando se aseguran de que las mujeres ocupen los roles de negocio más altos”, comentó Evangelina Reyes, socia encargada de la oficina de Ciudad Juárez de Salles Sainz Grant Thornton.

Para Evangelina es importante que las empresas transformen sus culturas de liderazgo para atraer a las mujeres a ocupar puestos de alta dirección, lo que “podría ser la clave para un progreso más amplio en América Latina y particularmente en México”.

Al respecto, éstas son algunas recomendaciones que comparte Grant Thornton e International Business Report (IBR) en su reporte Mujeres directivas: en el camino hacia la alta dirección.

Para las empresas:

1. Comprometerse al más alto nivel a apoyar a las mujeres que ocupan cargos directivos

Las empresas deben reconocer que el progreso de las mujeres es esencial para el éxito y crecimiento de las empresas. Empresas de distinto tamaño están asumiendo estos compromisos con el liderazgo y el progreso de las mujeres reflejándolos en sus políticas, haciendo frente a los prejuicios sexuales en el lugar de trabajo y en las prácticas de contratación para introducir programas formales de mentoring y sponsorship. Un cambio verdadero no se puede hacer de la noche a la mañana, pero estas políticas proporcionan una base que permitirá a las empresas apoyar y atraer a las mujeres que les ayudarán a crecer.

2. Diseñar cargos directivos más atractivos

La forma de trabajar de algunas empresas hace que sus puestos directivos no sean atractivos para las mujeres. Por ejemplo, efectuar reuniones durante la cena y asistir a encuentros profesionales al salir del trabajo dificulta la vida a las mujeres y hombres que tienen otros compromisos, ya que les quita la intención de formar parte de la alta dirección. Los puestos directivos que ofrecen una mayor flexibilidad para poder hacer frente a las obligaciones familiares o de otro tipo resultan cada vez más atractivos, pero solo un 63% de las empresas de todo el mundo ofrecen un trabajo flexible.

3. Invertir en mentoring y desarrollar modelos de conducta

La mayoría de los altos directivos se benefician del asesoramiento de al menos un mentor en su carrera profesional. Las empresas que se comprometen con el liderazgo femenino eliminando barreras y proporcionando programas de apoyo como mentoring y sponsorship, realizan una importante contribución al ayudar a cambiar las percepciones y crear modelos de conducta dentro de sus organizaciones, en sus sectores y en la economía en general.

Para las mujeres:

1. Postularse para puestos directivos

Es importante que las mujeres que ocupan cargos por debajo del nivel directivo asuman retos que les ayuden a destacar. Muchas veces las mujeres analizan el reto en exceso y evitan el trabajo por la carga adicional que impondrá a su vida familiar, mientras que los hombres están dispuestos a “aprender sobre la marcha”.

2. Salir de su zona de confort

Con frecuencia, las mujeres se autoexcluyen de las oportunidades debido a sus propias percepciones sobre lo que se espera de ellas o sobre sus propios niveles de confort. Muchas mujeres de alta dirección deben hacer sacrificios que no todo el mundo está dispuesto a hacer. Las mujeres deben aprovechar oportunidades para hacer networking y salir de su área de confort. Por ejemplo, aprender a jugar al golf y asistir a un partido de baloncesto, por decir algunos.

3. Exigir a la organización que erradique los prejuicios sexuales

Eliminar los prejuicios sexuales no es responsabilidad exclusiva de las mujeres, aunque el estudio muestra que es menos probable que los hombres lo vean como una barrera para el progreso femenino. Las mujeres también deben cuestionar sus propios prejuicios, que se reflejan en las carreras que deciden estudiar en la universidad, en el apoyo que dan a sus compañeras y en los ideales que tienen sobre lo que es un estilo de dirección aceptable.

Cuando una empresa aprovecha únicamente la mitad de las personas con talento, reduce su potencial de crecimiento.

Conoce los 5 pasos para formar una cultura constructiva en tu empresa.

Para que puedas hacer una diferencia en tu entorno a través de tus mejores recursos que son las personas, Espiral Positiva, agencia de bienestar y educación emocional, te ofrece la plataforma y el impulso que necesitas para crecer, expandirte e innovar.

Fuentes: Grant Thornton, International Business Report, Instituto Peterson para la Economía Internacional, Centro de Estudios EY, cronica.com.mx.

RelatedPost

Tags: , , , ,