Líderes celebrando y transformando a México

Septiembre 5, 2017 - 6 minutes read

 

Cada año, diversos medios impresos emiten listas con los nombres de los lí­deres más importantes en el mundo y en México; muchos de ellos son famosos en el ámbito de negocios, medios, deportes y, por supuesto, política. Sin embargo, dichas listas incluyen solo personas con influencia en círculos de poder o con una voz que les permite hacerse escuchar, pero, considero, no necesariamente son los líderes que el mundo y, en especial México, necesita.

Simon Sinek, autor de Start With Why y Leaders Eat Last que abordan el tema del liderazgo de una forma innovadora y práctica, afirma que el liderazgo es una actitud, no un rango dentro de la empresa (y mucho menos fama) y que la responsabilidad principal del líder es generar un sentimiento de confianza genuino en quienes lo siguen.

El líder, hace sentir seguro al otro, está dispuesto a buscar que todos ganen y genera un entorno emocional de confianza y cooperación, conocido como ¨cí­rculo de seguridad¨;  donde sentimos pertenencia y protección de los peligros de fuera.

Cuando un líder crea un vínculo con quienes lo siguen y les da la seguridad de estar dispuesto a vivir lo que ellos, trabajar como ellos, incomodarse como ellos, les motivará a decir: ¨yo haré esto por ti, porque sé que tú lo harías por mí¨ Entonces tenemos solidaridad, empatía y apoyo de comunidad y sentido de pertenencia; justo lo que urge en México.

En un paí­s como éste, dónde la gente trabaja muy duro, una persona que tiene miedo a perder su trabajo y no confí­a en su ¨líder¨, gasta su energía cuidándose del otro, en lugar de colaborar. Dice Sinek que el líder debe ser como un padre: ¨si hubiera problemas al interior de la familia, no despedirí­as a tu hijo, ¿verdad? Y, entonces, ¿por qué despides a los empleados? Un ejemplo de ello, es la empresa Next Jump, en la cual existen contratos con cláusula de no despido por problemas de rendimiento. Si alguien se rezaga, se le da entrenamiento y apoyo para que avance al ritmo de los demás. Así­, la gente se siente segura, menos estresada y trabaja mejor. Si tienes esa seguridad, tu estado anímico se reflejará hacia afuera y el entorno social mejora.

Muchas personas no creen en los ¨líderes¨ de sus empresas, o en los grandes empresarios o en los políticos o en los banqueros o en nadie, porque parece que cada persona está dispuesta a sacrificar a los demás, para obtener una ventaja o ganancia, sin importarle que otros sufran. Un líder, un verdadero líder, no piensa primero en él; piensa en el grupo.

Bob Waisfisz, socio pionero de The Hofstede Centre, empresa dedicada a la investigación de la cultura organizacional alrededor del mundo, dijo que en México ¨los individuos que tienen el poder sólo se centran en ellos mismos y se olvidan de sus colaboradores¨. Tal vez no te sorprenda dicha afirmación, pero tampoco te deberí­a sorprender su opinión respecto a que eso sí puede cambiar.

Dice Waisfisz, que tanto las organizaciones polí­ticas como económicas pueden transformarse y con ello transformar un paí­s a través de establecer una visión clara, con valores, cultura y clima laboral armonioso, acompañados de una estructura, sistemas y estrategia en complemento. Que los directivos, quienes tienen las conexiones más fuertes, deben enfocarse en lo que puede lograr, sobre todo con apoyo de quienes los siguen.

¿En qué beneficiaría esto a México? Parece una obviedad, pero es cierto: cuando uno se transforma, quienes están alrededor también lo hacen. Y un líder, un líder mexicano, con todas las buenas cosas que nos caracterizan, podrí­a generar un ambiente de armoní­a no solo dentro de las empresas sino en todo el paí­s.

Pensar en el grupo. Pensar en la comunidad. Pensar en cada miembro de tu familia y no solo en ti. Pensar en quien va a cruzar la calle. Pensar en respetar las filas y, así respetar, a quien lleva más tiempo formado. Pensar en calles limpias y pensar en respetar la propiedad ajena. Todo eso va de la mano y siempre, siempre, se sigue el ejemplo de un lí­der; aunque este sea o no, el CEO de la empresa o un colaborador entusiasta. El liderazgo puede estar en cualquier lado. ¿Quieres liderear el cambio? Ya somos dos. ¡Felices fiestas! y hagamos de este un país de cambio y armonía.

 

https://www.ted.com/talks/simon_sinek_why_good_leaders_make_you_feel_safe?platform=hootsuite

http://elempresario.mx/management-mrkt/mexico-los-lideres-no-se-preocupan-gente

 

 

 

 

 

También de recomiendo

Tags: , , , , , , , , , ,