¿Por qué ocuparse en ser feliz?

abril 27, 2016 - 3 minutes read

felicidad2La felicidad, de acuerdo al libro La auténtica felicidad de M. Seligman, es medible. ¿Cómo podemos medir y, por lo tanto, aumentar nuestra felicidad? Y, sobre todo, ¿por qué querríamos hacerlo?

La felicidad se relaciona con el bienestar y, éste, con la cantidad de emociones positivas que nos permitimos experimentar día a día; y mientras éstas superen a las emociones negativas, podríamos desarrollar nuestra propia felicidad, independientemente de los imprevistos, conflictos, problemas o tristezas que puedan retar ese intento.

De acuerdo con Seligman, la Universidad de Minnesota, encontró relación entre el rasgo de personalidad del buen humor o afectividad positiva que puede tener una persona y la herencia. Así, hay personas que, de forma innata, tienden a sentirse mejor ya que cuentan con dosis elevadas de afectividad positiva y frecuentemente expresan libremente esas sensaciones. Otras personas, por el contrario, no suelen sentirse bien, aun cuando alcanzan grandes logros.

Las emociones negativas como temor, ira o tristeza, son aliadas en momentos en que debemos defendernos de amenazas externas como el peligro, la pérdida o la ofensa; es cuando los sentimientos negativos se pondrán en marcha para ayudarnos a descubrir un problema y poder eliminarlo; sin embargo, es vital, no dejarse dominar por ellos.

Así, es importante aprender que una persona puede ser feliz aun cuando no esté demasiado dotada en el ámbito de las emociones positivas. Y, también, es importante aprender cómo llenarse de ese tipo de emociones, ya que, éstas, nos permiten evolucionar y ampliar nuestros recursos físicos, sociales e intelectuales, haciéndolos perdurables y permitiéndonos recurrir a ellos en momentos de oportunidad.

Las emociones positivas, además, son un vehículo para mejorar la relación con quienes nos rodean. ¿Cómo? Gracias a que, siendo positivos, influimos en los demás, ayudándolos a mejorar su afectividad, promoviendo estrechas amistades, relaciones amorosas más duraderas, o bien, equipos de trabajo exitosos y prósperos.

La socialización, entonces, es una vía para alcanzar el bienestar y la felicidad. A través de ella, se pude generar un clima de armonía en el cual todas las personas podrán sostenerse emocionalmente y trabajar hacia el bien común. Así, por supuesto, vale intentar alimentar las emociones positivas, más que las negativas, y ver cómo, poco a poco, mejora nuestro entorno.

Al final del día saca la cuenta de cuantas emociones positivas sentiste contra las negativas, si tu ratio es 3 positivas por 1 negativa estás en el camino del bienestar emocional.

Tags: , , , , ,