¿Qué tipo de identidad o cultura necesito?

septiembre 27, 2016 - 5 minutes read

cultura-empresarial

“Si tan solo los colaboradores se comportaran de esta o aquella forma podríamos alcanzar los objetivos que nos hemos planteado.” ¿Te suena familiar esta afirmación?

Este tipo de comentarios reflejan una incongruencia entre la identidad o cultura real en oposición a la necesaria o deseada dentro de la organización. Por supuesto que no existe una buena cultura o identidad empresarial a la que todos deberíamos aspirar, de igual forma que no existe una buena o ideal personalidad en los individuos.

La mejor identidad o cultura empresarial es la que apoya y está alineada con la estrategia de la empresa. En otras palabras, la cultura y la estrategia deben estar sincronizadas y alineadas. ¿Cómo es esto?

Una organización puede tener una alta orientación hacia los empleados que le da como resultado un fuerte compromiso de los mismos y aun así no obtener los resultados deseados.

Por ejemplo, una empresa que se dedique a realizar entregas puede tener muy buenas calificaciones en su clima laboral y en el nivel de compromiso de los colaboradores debido a las acciones implementadas para mejorar el bienestar de las personas. Sin embargo, también puede tener muchas quejas de los clientes por los retrasos en la entrega de los paquetes por falta de comunicación entre departamentos que insisten en hacer las cosas a su modo en vez de seguir los procesos diseñados para mantener en sincronía el trabajo.

Tal vez los colaboradores estaban comprometidos y entusiasmados por dar buenos resultados, pero sus comportamientos y la mentalidad para adaptarse a los nuevos procesos fallaban y el entusiasmo por sí solo no podía resolver el problema. Para lograr estos cambios es necesario reeducar creando un sistema de gestión y de recompensa que apoye los procesos definidos. En este ejemplo, la excelencia en las entregas es el objetivo de la estrategia y el sistema de gestión y de recompensa tiene que asegurar que se entreguen los paquetes en el tiempo establecido.

Entonces el tipo de cultura o identidad empresarial necesaria, sin importar el tamaño o tipo de empresa, dependerá de dos características:

a) Orientación a la persona, con prácticas que se manifiesten en alto compromiso de los colaboradores y lograr, así, el propósito y la visión.

b) Ejecución correcta de la estrategia; que se refiere a definir, monitorear y reforzar los comportamientos, políticas y procesos que sean congruentes con la estrategia organizacional para garantizar el logro de los objetivos.

Por ejemplo, una identidad empresarial conservadora, con mucha jerarquía y procesos muy específicos puede ser esencial para un banco, pero desastrosa para una empresa de desarrollo de software que requiere de mayor creatividad.

Determinar qué identidad o cultura necesita tu organización requiere:

  • Tener un propósito y visión bien definido,
  • un conjunto de metas, y
  • la estrategia para alcanzarlos.

El proceso de definición de objetivos involucra traducir esa estrategia en comportamientos y habilidades de los colaboradores para poder implementarla. La cultura objetivo es, por ende, una combinación de esos comportamientos y las capacidades de los colaboradores y de los atributos propios de la estrategia para adecuarse a las necesidades del mercado, por ejemplo:

Elige cómo quieres que sea tu organización:

  • Estructurada o flexible:¿qué tanto vamos a definir y a exigir que se sigan los procesos y conductas aceptables?
  • Controladora o delegadora:¿Hasta qué punto se concentra o empodera la toma de decisiones en la organización?
  • Cautelosa contra orientada al riesgo
  • Orientada a la satisfacción del cliente versus cumplir con los procesos de la empresa.
  • Jerárquica o de puertas abiertas:¿Cuán transparentes son las interacciones y comunicaciones entre colegas y jefes?
  • Individualista versus colaborativa:¿Hasta qué punto se preocupan los empleados de su desempeño individual versus las metas compartidas?

Recapitulando:

  1. No existe una identidad o cultura ideal, cada organización debe determinar por sí misma la identidad que mejor se adapte a las circunstancias del mercado y al tipo de empresa que desean tener.
  2. Las empresas de alto desempeño definen y alinean su identidad o cultura empresarial con la estrategia.
  3. Definir y mantener una identidad empresarial sólida es una Ventaja Competitiva.

 

Tags: , , , , , , ,