“Yo hice todo bien. La culpa fue del clima.”

junio 29, 2016 - 3 minutes read

 

miedo

En este blog hablamos ya de Mindset y de la mentalidades abiertas o cerradas de acuerdo a la visión de Carol Dweck (http://ivettedejacobis.com/alabar-la-inteligencia-de-los-ninos-afecta-su-motivacion-y-desempeno/); en esta ocasión, abordaremos este tema desde un punto de vista distinto, pero no menos importante.

¿Alguna vez has sentido miedo a estar equivocad@? O, por el contrario ¿alguna vez te sentiste tan segur@ de ti mism@ que considerabas que nada de lo que haces o dices es erróneo? De acuerdo a la Dra. Dweck, los errores y equivocaciones pueden a considerarse un veneno para aquellas personas que tienen una mentalidad cerrada; tanto así que prefieren ignorar la existencia de ese error o, en todo caso, culpan a otros por ello.

Supongamos que eres un atleta de alto rendimiento y un día tuviste un desempeño mediocre en una competencia. Cuando llega el momento de analizar el por qué, podrás responsabilizar a tu coach, a tus compañeros, al clima, al calzado, al ruido, etc. ¿Y luego? Tal vez por “ese error” no obtuviste un contrato o un premio económico; o bien, tu reputación se afectó o perdiste la oportunidad de participar en una competencia de mayor nivel y te vas rezagando en relación con tus compañeros. Pero, ¿qué crees? No fue el error, fue la forma en cómo te relacionaste con ese error o la justificación frívola que hiciste de él.

¿Moraleja? Todos somos “atletas” y estamos en competencia. Cuando tengamos “un mal día” o “un mal juego”, deberemos asumir lo que hicimos mal, responsabilizarnos, aprender y seguir adelante.

En los negocios, negarse a admitir un error puede llevar a la bancarrota o a la ruptura con un socio. En la vida personal, puede originar fallas en la comunicación o destruir una relación.

Construir una relación sana con los errores y fracasos es de mentalidad abierta y es a lo que deberíamos aspirar. Equivocarse es natural e induce al aprendizaje si es que lo vivimos como un proceso de crecimiento que nos llevará a nuevas oportunidades. Claro que puede ser doloroso, pero crecerse ante una situación “negativa” puede traer beneficios personales a largo plazo. Por lo tanto, sé valiente. Enfréntate a los problemas, errores y fracasos con firmeza y poco a poco te volverás una persona empoderada y con gran fortaleza de espíritu. Nada te detendrá.

¿Mi recomendación? Aprende a detectar errores o problemas antes de que se presenten y soluciónalos a la brevedad, así evitarás que crezcan y se conviertan en bolas de nieve imparables. Inténtalo y cuéntame cómo te va; de esta manera todos aprenderemos de las experiencias de los demás. ¡Ánimo!

RelatedPost

Tags: , , , , ,